Las principales ciudades de Tierra Caliente celebran la pasión de Cristo

BUSCAR EN ESTE SITIO:

Visitantes

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy11064
mod_vvisit_counterAyer13044
mod_vvisit_counterEsta semana34808
mod_vvisit_counterSemana pasada95404
mod_vvisit_counterEste mes393565
mod_vvisit_counterMes pasado390311
mod_vvisit_counterDesde 21/10/20109289521

We have: 61 guests, 15 bots online
Your IP: 54.82.53.231
 , 
Today: Jul 29, 2014

Las principales ciudades de Tierra Caliente celebran la pasión de Cristo

Domingo 24 de Abril de 2011 09:54 María Reyes Alonso
Imprimir PDF

 


Cd. Altamirano, Gro; a 23 de abril 2011.-Miles de personas participaron en el tradicional Vía Crucis  en los municipios de Ajuchitlán, Zirándaro, Tlapehuala, Arcelia y Pungarabato.
Las calles y avenidas de las principales ciudades de Tierra Caliente, se vieron abarrotadas de  católicos, porque celebraron el viacrucis del viernes santo.
La celebridad dio arranque desde las nueve de la mañana en las  parroquias de las cabeceras municipales de la Tierra Caliente,  de ahí partieron por las  avenidas  hasta llegar  en  el lugar donde Jesús de Nazaret fue crucificado.
 Con estos pasajes bíblicos se recordó  la pasión y muerte de Cristo, las procesiones  recrean el viaje que recorrió Jesús hasta llegar al calvario donde lo crucificaron.
Por  un lapso de tres horas se realizaron las tres caídas, donde los católicos fueron testigos  del sufrimiento de quien representó a Jesús.
Para la noche del viernes, se llevó a cabo la misa del silencio, encabezadas por las vírgenes la de la Soledad, María y  María Magdalena, donde decenas de mujeres se vistieron de negro, y con vela  en mano  llevaron un recorrido por la principal calle que conduce la parroquia. Esto  en símbolo de luto, por la muerte del Nazareno.
 Para el sábado de gloria, se llevó a cabo la solemne misa, donde miles de feligreses acudieron  a las catedrales y llevaron   imágenes, enceres y agua, para que el párroco las bendijera.

 

Comenta